¿Qué es la disfonía?

La disfonía es cualquier alteración que se produce en la emisión de la voz. En el ámbito no médico se la conoce como ronquera y afonía, por lo que el paciente refiere que tiene la "voz ronca" o que "está afónico".

 

¿Qué personas están más predispuestas a padecer disfonías?

Las personas que trabajan o ejercen su profesión utilizando la voz como su principal herramienta se encuentran más expuestas a sufrir disfonías. Se trata de:

  • Docentes

  • Locutores

  • Cantantes

  • Empleados de call center, telefonistas

  • Telemarketers

  • Curas u oradores

  • Recepcionistas

  • Profesionales de la voz

La alteración es más probable cuanto mayor es la carga horaria en la tarea. Aquellas personas con hábitos fonatorios alterados también se encuentran más predispuestas a la disfonía. El reflujo gastroesofágico y extraesofágico son factores perjudiciales que pueden de por sí generar o agravar una disfonía. Los factores emocionales también influyen enormemente en la voz y llevan a la persona a presentar mayor vulnerabilidad a la disfonía.

Las cuerdas vocales son la fuente de emisión de la voz, se encuentran en la laringe

Para poder emitir sonidos, el hombre debe efectuar una buena inspiración de aire,  y  luego durante la espiración producir la  movilidad de las cuerdas vocales. Esta combinación permitirá que las cuerdas se unan en la línea media y vibren, generando la emisión del sonido.

 

La disfonía es un síntoma que implica un trastorno en la calidad y/o cantidad de la voz, que hará que la misma se apague o altere su timbre.

 

¿Cómo se estudia una disfonía?

El encargado en estudiar las disfonías es el  medico otorrinolaringólogo.

El sonido de la voz que emite el paciente es fundamental para sospechar el motivo y la presencia de una lesión en las cuerdas vocales. Se utiliza un estudio llamado fibrolaringoscopia. Este estudio puede realizarse a través de la boca o de la nariz. Su objetivo es observar las cuerdas vocales en reposo y en movimiento. Las disfonías por laringitis aguda son producidas mayormente por un cuadro viral y suelen resolver espontáneamente. En estos casos no es necesario el estudio exhaustivo del paciente. Cuando la disfonía está en relación al trabajo o se sospecha una causa funcional u orgánica se la estudia en profundidad.

 

Otros estudios adicionales que en ocasiones se requieren son:

  • Laringoestroboscopia: es un estudio similar al anterior pero que puede observar la vibración producida por las cuerdas vocales al emitir la voz.

  • Laboratorio de la voz: es un estudio informatizado del sonido de la voz que mide los parámetros acústicos tales como frecuencia, intensidad, etc. Este estudio lo realiza un foniatra utilizando una computadora y un micrófono en el cual el paciente tiene que emitir vocales y palabras.

 

¿Cuáles son las causas de una disfonía?

En términos generales se pueden diferenciar las disfonías en dos grandes grupos. Orgánicas y funcionales. En algunos casos las causas se superponen y los motivos de la disfonía son más de uno.

 

En ocasiones el paciente consulta refiriendo que presenta hiatus laríngeo. El hiatus (hiato, gap) laríngeo es una condición por la cual las cuerdas vocales no logran acercarse lo suficiente a la línea media produciendo una voz soplada con escape de aire. A este fenómeno se lo puede observar en los pacientes con patología tanto funcional como orgánica. El diagnóstico "hiatus laríngeo" puede resultar insuficiente si no se aclara cual es el motivo de este hiato..

 

Hay pacientes que presentan disfonía para la voz hablada pero no tienen problemas en la voz cantada, esto es así debido a que los mecanismos que se ponen en marcha en ambos casos son diferentes.

 

Disfonías orgánicas mas comunes

  • Esbozo nodular

  • Nódulo/s cuerda vocal

  • Pólipos cuerda vocal

  • Laringitis aguda y/o crónica

  • Laringitis por reflujo

 

Disfonías funcionales

  • Hiperfunción

  • Hipofunción

  • Disfonía pitiática

  • Disfonía espástica

  • Otras alteraciones del hábito fonatorio (uso incorrecto de la voz) que producen síntomas como: fatiga vocal, carraspeo, sensación de cuerpo extraño, tensión vocal, dolor al hablar, necesidad de aumentar el volumen de la voz, disfonía del fin de semana o del fin de día con recuperaciones transitorias.

 

¿Cómo se trata la disfonía?

Para cada causa existe un tratamiento específico. Las herramientas terapéuticas que más se utilizan son:

  • Reposo vocal

  • Rehabilitación foniátrica

  • Tratamiento antirreflujo

  • Tratamiento quirúrgico endoscópico (microcirugía de laringe)

 

 

Alteración de la voz - Disfonía

 

Una situación cotidiana en la que se presenta hiperfunción vocal es gritar o hablar a alta intensidad.

 

Los primeros indicios son cansancio vocal (fonastenia) en lo cual la voz se recupera al realizar reposo vocal.

 

Si se continúa con su uso indebido da por resultado  patologías como  hiatus, nódulos,

Pólipos generalmente reversibles cuando disminuye esta hiperfunción.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para llevar a cabo un adecuado cuidado de la voz se deberá tener en cuenta:

 

  • Eliminar productos irritantes  como alimentos muy fríos o muy calientes

  • Cambios bruscos de temperatura

  • No fumar

  • Observar situaciones de agotamiento nervioso

  • Falta de sueño, stress

  • Limitar el tiempo de habla, sobre todo si se nota cansancio.

  • No forzar la voz evitando situaciones de  gran ruido ambiente

  • No gritar, si se necesita llamar la atención a alguien lejano use sonido no vocales (aplaudir, acercarse más a la persona con la cual esta hablando)

  • Evitar toser o carraspear excesivamente

  • Evitar hablar  demasiado rápido

 

 

¿Cómo cuidar su voz?